El sistema de protección de cascos NRG Marine utiliza lo último en electrónica digital y tecnología ultrasónica del transductor, produciendo explosiones múltiples de energía ultrasónica de forma simultánea en múltiples rangos de frecuencias. Esta energía produce un patrón alternativo de presión positiva y negativa.
     
     
     
     
      El patrón alternativo crea burbujas microscópicas durante los períodos de presión negativa y la implosión de ellas durante los períodos de presión positiva en un fenómeno conocido como “cavitación”. La implosión tiene el efecto de un chorro microscópico que no sólo proporciona el efecto de limpieza sobre la superficie del casco debajo de la línea de flotación, también crea resonancias que destruyen los organismos unicelulares como las algas. La eliminación de este elemento inicial de la cadena alimentaria inhibe el crecimiento de las otras especies marinas que se alimentan de las algas.