Aunque el concepto de la utilización de ultrasonidos para mantener limpios los cascos de las embarcaciones, es un concepto relativamente nuevo, el uso de ultrasonidos no es nuevo. Durante más de 30 años los ultrasonidos se utilizan en una gran variedad de aplicaciones, como en la limpieza y esterilización de equipos médicos y dentales, limpieza de joyería, de desagües y de piezas de automóviles por nombrar solamente algunas. Otra de las aplicaciones más comunes es el uso de Ultrasonidos para la limpieza de tuberías en destilerías y en plantas donde se elaboran alimentos.

      Durante la pasada década, aspectos medioambientales han obligado a la introducción de controles mucho más estrictos en productos de limpieza industrial, especialmente con respecto a los clorofluorocarbonos. La industria necesitaba encontrar una solución alternativa. La limpieza por ultrasonidos se considera la solución más viable, al adoptar lo último en electrónica digital y la tecnología de los transductores. De esta manera, durante la última década se ha conseguido dar un salto cualitativo para atender las necesidades de la industria.